LAS NORMALES RURALES NO DEBEN DESAPARECER

por Mauricio Barraza

Ni 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa debieron haber desaparecido…
Ni más de 28.000 personas en México, según cifras oficiales…
Ni más de 100.000 personas en México, según estimativas…

LA RESISTENCIA A UN SISTEMA TAN VORAZ NO DEBE DESAPARECER

Ni aquellos que alzan la voz gritando ¡Justicia!
Ni aquellos que inquietos buscan despertar las conciencias humanas
Ni tampoco el reclamo al Estado para que cumpla sus deberes

Más bien, lo que debería desaparecer son aquellos políticos corroídos por la corrupción. Son las injusticias sociales, la represión y el terrorismo de Estado que llega a quienes se mueven en contra del Status Quo.
Debería desaparecer la apatía, el egoísmo, la indiferencia, la hipocresía y el cinismo de los revolucionarios institucionales, de los que se accionan en nombre de la nación, de quienes en la democracia juegan a ser revolucionarios, de aquellos que no aceptan ni la crítica ni los errores, de aquellos que no ven más allá de su realidad y que desidiosos se muestran contudentemente críticos por aquellos que critican su sistema de valores sesgados.
Debería desaparecer la sonrisa cínica, las palabras vacías, las oraciones ridículas, los copetes alzados, el servilismo de quienes rodean el poder, los intereses mezquinos de quienes en nombre del progreso económico anteponen su propia avaricia y egoísmo.

Nos faltan 43, y miles más. Pero estos 43 han logrado dar visibilidad a la asquerosidad de un sistema político, a la incapacidad de nuestros gobernantes, a la corrupción, a las alianzas del crimen organizado y el apartado de seguridad del Estado (con mayúscula), a un proyecto neoliberal que en nombre del progreso tiende a desaparecer a quienes se le oponen.
Estos 43 representan el dolor de miles de padres, de hermanos, de amigos, representan el dolor social que se vive en México; y la apatía y el cinismo, por el contrario, representan la normalización de una cultura de la violencia, del despojo, de la explotación, presentes en el sistema capitalista-neoliberal ante el cual nos encontramos indefensos y sin opción, más que el aislamiento y/o asimilación involuntaria.

A dos años de los hechos trágicos que acontecieron en Iguala hay que tener presentes ideales solidarios, porque la afrenta a los 43 es una afrenta a todos los mexicanos.
Velemos por la Justicia y la verdad.

¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!
¡Ayotzinapa vive!

http://www.vice.com/es_mx/read/el-normalismo-rural-no-debe-desaparecer-0000560-v8n3?utm_source=vicefbmx

Foto: Telemundo