DE OPOSICIÓN A GOBIERNO: ¿QUÉ ESPERAR DE MORENA DE AHORA EN ADELANTE?

Por: Pavel Atilano

Luego del triunfo que morena tuvo en las elecciones del pasado 1 de julio de 2018 muchas expectativas sobre los próximos nuevos gobiernos (federal, de las entidades y de los municipios) salieron a la luz. Esto puede ser, precisamente, porque dicho partido pasó de ser oposición para convertirse en gobierno.

¿Qué diferencia hay entre ambas posiciones? Lo más obvio está en el leguaje, puesto que: a) la oposición se opone; y, b) el gobierno gobierna. El reto es descifrar el deber ser de cada cual. Es decir I. ¿cómo se debe ser oposición? Y II. ¿cómo se debe ser gobierno?

También podemos aumentar el nivel de complejidad en la respuesta al modificar un poco aquellas preguntas para dejarlas de la siguiente forma: I. ¿cómo debe actuar una buena oposición? Y II. ¿cómo debe actuar un buen gobierno? Aclaro que el adjetivo “bueno” es sólo una opción, pudiendo ésta sustituirse por otra etiqueta como “responsable” o cualquier otra que se adecue el contexto en el que se lea.

Para mí, ser oposición no significa nada más estar en contra. Ocupar el digno espacio de oponente implica ciertas obligaciones que tienen el carácter de especiales, ya que estas no son otra cosa que el aportar ideas, perspectivas e incluso valores diferentes.

Al ser «una o un» oponente no idiota se deja abierta la posibilidad de estar a favor de algo y, al mismo tiempo, diferir en alguna de las partes que lo integran, siempre con el compromiso de que de por medio haya una contrapropuesta para presentar en el debate. Pues ¡qué decepcionante es toparse con un “no” infundado y que, encima, se vuelve inamovible!

En este sentido, pienso que ser gobierno no significa imponer. Ser gobierno implica volverse un ente coordinador que construya, reconstruya y deconstruya, recordando que esas 3 acciones implican, en una justa medida, escuchar todas las voces…. claro, incluyendo las de la oposición.

Al ser un gobierno no destinado a fracasar se tiene que escuchar y atender todas las razones y las opiniones que existan entorno a algo, siempre en el entendido de que de por medio, por lo regular, habrán contrapropuestas de diversos grupos. En este punto será fundamental no presentar noes falaces, sesgados e infundados que se quieran hacer pasar por verdades absolutas e inamovibles.

Como podrá advertirse, la conceptualización romántica del gobierno-oposición evoca a una sesión de “Goshni sabor” (un baile en donde los errores nunca se olvidan), o de cualquier otra danza en pareja, pues quien no sepa moverse, aparte de verse mal, dañará a su acompañante.

Gobierno y oposición deberán sostener un diálogo permanente para conseguir estabilidad, paz y gobernabilidad democrática, puesto que quien no cumpla con su función (vista desde el deber ser) estará olvidando la razón principal de su existencia, que en el último de los casos son la representación y, aunque redundante, el gobierno en favor del bienestar social.

De entre todo lo anterior ya nos toca pensar ¿qué debemos esperar de los partidos políticos de ahora en más? Especialmente ya con “la cuarta transformación” tocándonos las puertas. Como se ha mencionado en otros espacios, morena pasará de ser la oposición a ser gobierno, mientras que el resto de los partidos, especialmente el Revolucionario Institucional tendrán ese cambio, pero a la inversa.

En recientes días Francisco Labastida (excandidato presidencial priista) comentó en una entrevista[1] que desde el ámbito de la oposición su partido podrá “aportar experiencia de gobierno e ideas”. Como opinión está bien, es adecuada. Ya en la práctica otra cosa será, pues ¿quién acepta consejos de “cómo gobernar” cuando el recomendante ha sido fuertemente criticado por su mal gobierno?

Antes de acabar este texto, me queda que insistir con el argumento de que “gobierno y oposición deberán sostener un diálogo permanente para conseguir estabilidad, paz y gobernabilidad democrática”, lo cual tendría que delinearse por un gobierno que no sólo imponga su voluntad, y por una oposición que no solamente se ponga en contra de las decisiones emanadas por este último.

Como apéndice, quisiera invitar a la reflexión en torno a cómo será el nuevo discurso de morena, o bien ¿a quién culpará de los malestares del país, si su principal enemigo, el PRI ya está casi completamente abatido? ¿quiénes serán las nuevas almas políticas en pena que carguen con el rechazo de la ciudadanía?

El cuerpo legislativo, ejecutivo, directivo y militante de morena será sabio y responsable si acepta sus errores (los que ha tenido y los que seguramente tendrá más adelante), pues de lo contrario con el paso de los trienios y los sexenios terminará por ser una réplica del adversario al que con tanta contundencia derrotó el pasado 1 de julio de 2018.

[1] http://www.eluniversal.com.mx/nacion/politica/soberbia-e-inexperiencia-llevaron-al-tercer-lugar-al-pri-labastida

Exprésate!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s